Las cuatro cadenas de cultivos manifiestan su preocupación ante medidas que se están tomando y que atentan contra el desarrollo del sector y del país.

Finalizamos un año que ha sido muy particular, que implico grandes desafíos y esfuerzos para todos los argentinos y todos sus sectores productivos, medidas como las recientemente anunciadas afectan al crecimiento del país y de la agroindustria como generadora de divisas, exportaciones y empleo.

Este tipo de acciones erosionan fuertemente la confianza y conducen a que inmediatamente se retraigan las inversiones, tanto las de corto plazo, como puede ser el plan de siembra y paquete tecnológico a aplicar, como también en las inversiones de largo plazo, como la decisión de comenzar un programa de Investigación y desarrollo, o la construcción de una planta industrial. Al mismo tiempo, necesitamos demostrarles a nuestros clientes del exterior que pueden contar un proveedor confiable.

Sin duda, es fundamental contar con previsibilidad para poder pensar en el largo plazo, con un horizonte claro, conociendo las reglas de juego. Este es el camino para continuar creciendo y fortaleciendo la economía de nuestro país, con el trabajo conjunto y mancomunado de todos los sectores basados en el diálogo y la confianza.